jueves, 4 de septiembre de 2008

La intolerancia de las viejas reprimidas

Ayer fue un día cansino, me pateé calles y calles mirando, buscando y revolviendo telas (ya contaré para qué), el caso esque después de mi mega "paseo" por el mundo textil viendo todo tipo de colores, tipos de tacto y estampados lo único que quería era comer e ir al baño, asique fuimos a un shopping.
Cuando entré al baño vi a dos chicas de unos 15 o 16 años y a una vieja (no tan vieja) en frente de ellas con cara de asco y sermoneándolas. La cosa era asi, las dos chicas iban vestidas como van el 90% de la juventud, a la moda, la moda en este caso eran unos shorts cortos con medias rotas debajo. Lo que me jodió de todo esque llegué tarde y me perdí el sermón de la vieja puta del orto, solo atiné a escuchar algo asi.

-"Ustedes no se dan cuenta, pero a mi me parece que esa no es forma de vestir" dicho en un tono asqueroso cual cura dominico.

Las chicas (muy educadas todo hay que decirlo) solo se limitaron a ignorar esta última frase y acto seguido la vieja puta se metió a mear. Y yo me quedé con cara de ¡¿eh?! parada frente a las chicas con todas mis ganas reprimidas de meterme al cuarto del water y sacar a la vieja a patadas con algún otro sermón dominico para ella. Pero no, no me dió tiempo de nada, no tuve opción de mandarla al carajo y decirle algo como:
-"A usted que mierda le importa como se vistan los demás"
Sólo pude esperar mi turno e irme a comer.

Después me puse a pensar en eso del "vive y deja vivir" y "a palabras necias oídos sordos", este segundo refrán que aunque muy cierto es, me cuesta sobremanera aplicarmelo, y claro, asi me he llevado los palos que me han dado siempre, por bocona, por no tolerar una injusticia cuando la veo, por no poder comprimir las ganas de cerrar el pico a todas estas personas que no dejan de poner la aguja en el ojo ajeno siempre, y se alimentan de ello, se alimentan de hacer sentir mal a la gente y de buscar pelea aunque tengan 287 años y no puedan con su propio ojete.

Esta intolerancia o forma de desquitarse con el otro que tienen estas viejas están dadas por un deseo reprimido de su propia juventud, seguro que sus padres eran igual de hinchapelotas y no las dejaban ir como gustasen y ahora que pueden son tan viejas que se quedan con las ganas. Esa es mi teoría más lógica.

Dicen que no hay mayor mal para uno que la ignorancia de no hacerle caso, es cierto, es realmente muy cierto, pero a mi no me gusta quedarme con las ganas, a la próxima me voy a descargar tanto que se le van a quitar las ganas de volver a hablar para toda su puta y miserable vida.

12 comentarios:

natanael amenábar dijo...

Te iba a decir lo que terminaste reflexionando, esa vieja solo se debe haber acostado con un tipo en toda su vida, o, en el peor de los casos, como diría Dardo, "es un lesbiana de mierda reprimida"

_zero_ dijo...

es todo mentira que la regla del hielo ... que la vida todo lo devuelve ... que el karma ...

hay que matar a todos ...

HEIL HITTLER ...

O_o ( si estoy cabreado and what the fuck is your fucking problem ? , turn off the fucking camera ... you son of a b..... )

Felipe dijo...

Para mi que a esa vieja o la reprimieron mucho en su infancia o solamente disfruta de descalificar las actitudes de los demas. Sea cual sea la razon, es muy molesta
PD:Leyendo posts anteriores de tu blog me gusto mucho la cancion que compusiste para tu hijo sobre el cumpleaños, quiero escuchar mas, asi que ni bien tengas algo postealo

Álvaro dijo...

Vaya, veo que te has desahogado escribiendo la entrada. La verdad es que delante de comentarios de éste tipo cuesta mucho reprimirse, y más si eres de ese tipo de personas "explosivas" a las que les cuesta callarse y aceptar todo cuanto oyen o ven (a mí me ocurre lo mismo).

En fin, esta gente que intenta imponer su manera de ser, vestir, comportarse, pensar... (etc.)... a los demás, sólo merece ser tratada de una manera, y todo sabemos cual es.

Que asco de intolerantes.

¡Un beso!

Jorge dijo...

No creo que se deba respetar a todo el mundo... el respeto solo a quien se lo merece o a quien se lo gana... no puedo respetar a gente que insulta a desconocidos solo porque no le gusta como van vestidos, a viejos que empiezan a chillar a algún inmigrante en la librería sencillamente porque están inseguros con la lengua, a las que se colan en la tienda o en el banco, o a la gente que le dice a sus hijos que se porten bien y estudien porque si no acabarás como este señor ("este señor" soy yo, librero).

La edad no es una excusa para perder la buena educación.

dany dijo...

buenas...yo pienso como vos.son señoras impunes, creen q con su edad tienen derecho a meterse en la vida de todo el mundo...un beso

wallyzz dijo...

Me parece que la señora no tiene perdon, y las niñas tampoco que es eso de andar mostrando el culito a todos ???? que se creen que somos de Madera??? como hago yo despues para saciar lo que me generan??? Jajajaaaa

Abrazo Guapa, y dale para adelante, que las viejas putas te chupen un Kinder !!!!!

Ego dijo...

Ciertamente, tú teoría es lógiKa. Has de exponérsela a alguna de esas señoras. Se lo han ganado.
Un (b)eso!

Sebastián Leonangeli dijo...

Bueno, yo tengo la teoría de que hay una clase de gente que se nota que en su vida nunca la cagaron bien a trompadas. Esto queda demostrado porque si hubiera sido así sabrían que la regla de la humanidad es que te podés hacer el loco con cualquiera hasta que te encontrás con uno que es loco y medio y te deja así de chiquito.
Moraleja, hace falta gente que cague a trompadas a las viejas mal cogidas como esa :)
Así que la próxima, no te reprimas!
Eso es todo niños! Hora de dormir!

Felipe dijo...

A veces no es necesario que te cagen a trompadas, con un poco de sexo alcanza

Sick dijo...

Alto y claro! :)

Muaks!

Raúl Perelló dijo...

Estoy de acuerdo con la opinión expuesta por ahí arriba, el respeto hay que ganárselo, no viene dado por tener cierta edad o una condición. Respeta y serás respetado.

Toda esta gente que se mete en vidas ajenas suelen tener vidas muy poco interesantes y necesitan el aliciente de inmiscuirse en las de los demás.

Besicos varios, querida.